Recieve news about this website directly to your mailbox
Por favor, confirme el código de control "9213"

BIOGRAFÍA: ALEJANDRO ALEKHINE

La victoria sobre Capablanca y la conquista del título mundial son no sólo el logro más alto y difícil del relevante ajedrecista ruso Alejandro Alekhine (1892-1846) y la realización de sus aspiraciones, sino también haber dado nuevo impulso a este arte.
El encuentro tuvo lugar en Buenos Aires, en el año 1927, y se convino en que vencería aquel que ganase seis partidas.
Alekhine se prepara durante muchos años para este fin; analiza profunda y objetivamente el juego de Capablanca, halla en él puntos vulnerables y se convence de que no existe ningún “autómata ajedrecista” infalible, sobrenombre de Capablanca, ni puede existir. Perfecciona con esmero su juego, lo orienta hacia un objetivo determinado y, superior a Capablanca en inventiva artística y objetividad, se presenta perfectamente preparado a aquella competición decisiva.
Se da la curiosa circunstancia de que ya manifestó su intención de disputar con Capablanca el título de campeón del mundo en el año 1914 cuando todavía lo ostentaba Lasker.
Alekhine contra Capablanca. Moscú 1913
Alekhine contra Capablanca. Moscú 1913
Sus seis victorias autorizaron indiscutiblemente su derecho a ocupar el trono ajedrecista. Veinticinco partidas finalizaron en tablas, y tres las ganó Capablanca.
Alekhine analizó profundamente el juego de Capablanca
Alekhine analizó profundamente el juego de Capablanca
Alejandro Alekhine nació en Moscú. A los siete años conoció el ajedrez y se aficionó a él inmediatamente. Fue una persona laboriosa, sistemática y ordenada; anotó y analizó sus primeras partidas, jugadas en el ambiente familiar. En su adolescencia jugó partidas por correspondencia y se dedicó por entero al análisis. Decía que se sirvió del ajedrez para educar su carácter; que este juego enseña, principalmente, a ser objetivo y que es imprescindible reconocer los errores y defectos propios si se quiere llegar a maestro, así en el ajedrez como en los otros campos de la actividad humana
Un joven Alekhine
Un joven Alekhine
M. I. Chigorin, fundador de la escuela nacional soviética de ajedrez, dice: “Steinitz quiere convertir el ajedrez en ciencia, yo pretendo convertirlo en arte y Lasker intenta hacer de él lucha, o deporte si lo prefieren. ¿Cuál de nosotros está en lo cierto? Posiblemente, todos tengamos un poco de razón porque nuestros puntos de vista son simplemente tres corrientes que, al fin de cuentas, se complementan entre sí.”
El campeón ruso Alekhine frente a un tablero
El campeón ruso Alekhine frente a un tablero
Alekhine, como Chigorin, sacrificó su voluntad en aras del ajedrez y lo consideró como un arte; le cautivaron su belleza artística y la posibilidad de inesperados y poderosos impulsos del intelecto para hacer visible aquello que se oculta en el fondo de la posición y parece inverosímil. Fue genial en el juego combinatorio.
Alekhine y el gran maestro Petrov
Alekhine y el gran maestro Petrov
Tras haber sido nombrado campeón del mundo, participó intensamente en los torneos internacionales y obtuvo una serie de victorias brillantes. Desde 1927 hasta 1935 ocupó los primeros puestos en las competiciones
Lasker, Alekhine, Capablanca, Marshall y Tarrasch
Lasker, Alekhine, Capablanca, Marshall y Tarrasch
Su vida estuvo llena de infortunios; a poco de haber estallado la Gran Revolución de octubre, tomó la infeliz decisión de abandonar la patria. Se estableció en Francia y recorrió todo el mundo, participando en cuantas competiciones de ajedrez se celebraban; pero el camino a la patria estuvo cortado para él. Esto fue la causa de su nostalgia e insatisfacción.
Alekhine y su gato Chess
Alekhine y su gato Chess
En 1935, es inesperadamente vencido por el gran maestro holandés Max Euwe en el encuentro para disputar el título mundial; la lucha fue intensa y tenaz, en ella Euwe alcanzó la cima de su capacidad de juego, y Alekhine pareció, en ocasiones, no ser el luchador que el mundo del ajedrez estaba acostumbrado a ver. Pero sus fuerzas no fueron totalmente quebrantadas; se rehizo, mostró su poderosa fuerza de voluntad con que se distinguió en sus mejores años y venció triunfalmente en el encuentro-desquite, celebrado en 1937, ganando nueve partidas, perdiendo cuatro y empatando once. Max Euwe se batió con extraordinaria tenacidad, mas no pudo hacer frente al torbellino de combinaciones ni al torrente de nuevas ideas en la apertura ni a la férrea voluntad de vencer de que hizo alarde su contrincante.
Euwe-Alekhine Match revancha. Holanda 1937
Euwe-Alekhine Match revancha. Holanda 1937
Alekhine valoró altamente los éxitos de los maestros soviéticos, y estimó que Miguel Botvinnik era el verdadero candidato al título de campeón del mundo. En 1938, se empezó a gestionar un encuentro entre él y Botvinnik; pero la segunda Guerra Mundial paralizó la actividad ajedrecista internacional.
Después de este conflicto bélico, se reanudaron las gestiones y no se pudieron llevar a término porque, el 24 de marzo de 1946, corría por todo el mundo la triste noticia del fallecimiento repentino de Alejandro Alekhine en la pensión de una pequeña ciudad portuguesa, donde pasó los últimos días de su vida en la soledad y la pobreza.
Por primera vez, un campeón del mundo moría conservando el título.
Alekhine fallecio conservando el título mundial
Alekhine fallecio conservando el título mundial
Jugó mil doscientas sesenta y cuatro partidas en torneos y competiciones individuales. Participó en ochenta y siete torneos y se clasificó sesenta y dos veces en el primer puesto, escribió varios libros y tuvo fama de ser un comentarista inigualable.
Hizo valiosas aportaciones a todas las ramas de la teoría del ajedrez; desterró el mito de que las tablas serían la “muerte” de este juego, y amplió los conceptos ajedrecistas de iniciativa, ataque y combinación.
Los maestros de la escuela soviética se han formado en la tradición artística de Alejandro Alekhine.



Alekhine Saemisch
Defensa siciliana Berlín, 1923


1. e4- c5
2. Cf3- Cc6
3. Ae2…

Aquí se suele seguir 3.d4; pero Alekhine deja esta continuación para más adelante.

3. …- e6
4. 0-0- d6
5. d4- cxd4
6. Cxd4- Cf6
7. Af3…

Las blancas podían haber encaminado el juego hacia los esquemas habituales, prosiguiendo 7. Cc3. La jugada de la partida tiene por objeto realizar el avance c4.

7. …- Ce5
8. c4- …

Este peón no está perdido, pues a 8. …- Cxc4 seguiría 9. Da4+, y las negras perderían el caballo.

8. …- Cxf3+
9. Dxf3- Ae7
10. Cc3- 0-0
AMPLIAR

AMPLIAR

La apertura ha finalizado. Los peones blancos c4 y e4 reducen las posibilidades de las negras en el centro, con lo que las blancas tienen clara ventaja posicional.

11. b3- Cd7
12. Ab2- Af6
13. Tad1- a6
14. Dg3- Dc7
15. Rh1- …

Las negras han jugado mal la apertura; perdieron demasiados tiempos y no acertaron a desarrollar sus piezas. Por el contrario, las blancas lo hicieron rápidamente, y se preparan para asaltar el flanco de rey. El movimiento de la partida es ya el último preparativo.

15. …- Td8
16. f4- b6
17. f5!- …

Se ha dado principio al ataque, y no se ve forma de conjurar los numerosos peligros que van a correr las negras. A 17. …- e5 sigue 18. Cd5- Db7 19. Ce6!. La entrega de este caballo conduce pronto al objetivo; cedemos al lector el análisis de las variantes que se producen. A 17. …- Cf8 sigue 18. fxe6 y se amenaza 19. Txf6. Y a 17. …-Axd4 18. Txd4- Ce5 sigue 19. f6- Cg6 20. Aa3 y así sucesivamente.

17. …- Ae5
AMPLIAR

AMPLIAR

Las negras creyeron que con esta jugada intermedia resolverían todos sus problemas; pero, como suele ocurrir, no tuvieron en cuenta que la dama no siempre huye del ataque de una pieza menor. He ahí la sorpresa.

18. fxe6!- Axg3

No hay otra opción, pues a 18. …-fxe6 sigue 19. Cxe6.

19. exf7+- Rh8
20. Cd5.

¡El ataque ha sido llevado a efecto con una precisión extraordinaria! Después de 20. Ce6- Db8 21. Cd5- Ae5, las negras hubiesen podido defenderse satisfactoriamente; pero hubieron de rendirse tras el movimiento efectuado en la partida. Veamos el porqué:
a) 20. …- Dc5 21. Ce6- Ae5 22. Axe5- dxe5 23. Cxc5- bxc5 24. Cc7.
b) 20. …- Db8 21. Cc6- Ae5 22. Axe5- dxe5 23. Cxb8- Txb8 24. Ce7- Tf8 25. Cxc8.
c) 20. …- Db7 21. Ce6- Ae5 22. Axe5.
d) 20. …- Da7 21. Cc6- Ae5 22. Axe5- dxe5 23. Cxa7- Txa7 24.Cxb6.
En todos estos casos, las blancas sacan suficiente ventaja material para ganar la partida.
05.03.2011 18:29:59
nebot
Esperamos tus comentarios y apreciaciones sobre el contenido de esta página web. Registrate en www.nebot.webgarden.es
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one