Recieve news about this website directly to your mailbox
Por favor, confirme el código de control "5498"

BIOGRAFÍA: EMMANUEL LASKER

Manuel Lasker (1868-1941) nació en Barlinek, pequeña localidad Polaca que por aquel entonces formaba parte de Prusia. Era hijo de una humilde familia judía, su padre era rabino, cuyo apellido provenía de un lugar de Polonia llamado Lask. Cuando contaba 11 años de edad sus padres decidieron enviar a Enmanuel a Berlín junto con su hermano Berthold, pensando que la vida en la ciudad le brindaría más oportunidades. Fue su hermano quién enseño a Lasker a jugar al ajedrez. Ambos hermanos compartían penurias económicas en Berlín. Para hacernos una idea de su pobreza, se cuenta que en ocasiones los dos hermanos no podían salir al mismo tiempo a la calle porque no disponían más que de unos pantalones para compartir entre ambos. Y aunque Emmanuel pudo matricularse en la Universidad, como esa su objetivo, el ajedrez se convirtió para él y Berthold en el medio principal de subsistencia.
lasker 2.jpg
De este modo, y al contrario que muchos campeones para los que el ajedrez fue una obsesión, para Lasker nunca pareció ser lo más importante en su vida, ni tan siquiera su mayor afición. En palabras de uno de sus biógrafos, Miguel Ángel Nepomuceno, “el ajedrez había sido y seguía siendo su único medio de vida. (…) Le proporcionaba dinero y tranquilidad para dedicarse a lo que verdaderamente le interesaba, sus investigaciones, el doctorado, y si era posible, conseguir una cátedra donde enseñar matemáticas. Pero las cosas no fueron nunca, salvo breves lapsos de tiempo, como él las había planeado, y una y otra vez tenía que volver al ajedrez. Él fue su cara y su cruz”.
De una forma u otra Lasker se inicia en el ajedrez profesional sin espectacularidad; se abre camino en las filas de los principales ajedrecistas sin triunfos ruidosos; tanto que, aun después de haber vencido a Steinitz y conquistado el título mundial, hubo de transcurrir bastante tiempo para que el mundo ajedrecista lo reconociese como “rey”; después de haber ganado con holgura el match de desquite, aún se decía: “Lasker ha demostrado que Steinitz ya no es campeón del mundo; pero aún le queda por demostrar si él lo es realmente”.
¡A pesar de todo, Lasker ostentó veintisiete años consecutivos el título de campeón del mundo! Incluso después de haberlo perdido conservó su prominente fuerza y autoridad en el juego.
lasker 5.jpg
Las dudas acerca de la supremacía de Lasker eran alentadas especialmente por Tarrasch. La enemistad y rivalidad mal entendida entre Lasker y Tarrasch se había ido enquistando desde sus primeros desafíos, quince años atrás, o incluso puede que ya desde sus encuentros casuales en los cafés berlineses, cuando Emmanuel no era más que un niño. En los años recientes, Tarrasch siempre se había quejado de que su principal impedimento para disputar un match eran sus obligaciones como doctor en Nüremberg, que no podía dejar desatendidas durante demasiado tiempo. Dispuesto a poner fin a esa situación, Lasker, que por entonces residía en los Estados Unidos, decide tomar la iniciativa y viajar a Berlín, para facilitar en todo lo posible las negociaciones, a lo largo de las cuales cede prácticamente en todo. Ante tanto empeño, todas las dificultades se vinieron abajo, y el encuentro se acordó para agosto de 1908.
El match más esperado comenzó con un pequeño incidente, cuando un miembro de la organización tuvo la ocurrencia de tratar de reconciliar a los dos jugadores. Si bien Lasker accedió a ello, Tarrasch se limitó a presentarse ante su rival, y espetarle: “Con usted, Sr. Lasker, me bastan dos palabras: ¡Jaque y mate!”. La respuesta, como es bien sabido, se la dio Lasker sobre el tablero. Si bien pareció titubear en algunas partidas, y tuvo que emplearse a fondo en la defensa, su superioridad quedó una vez más refrendada.
lasker 3.jpg
De este modo Lasker sucedió a Steinitz y propagó los criterios artísticos. Pero fue, sobre todo, un hábil deportista que se orientó no sólo en la posición, como hacía su antecesor, sino también en el carácter y en las debilidades humanas de cada uno de sus contrincantes, y procuró crearles siempre las situaciones más desagradables en el tablero, para lo cual debilitaba y empeoraba su propia posición si el caso lo requería. En las posiciones difíciles se defendía magistralmente. Tuvo serenidad y dominio de sí mismo y supo aprovechar toda posibilidad, por pequeña que fuese, para tomar la iniciativa. Estas cualidades le permitieron ganar no sólo en posiciones complejas sino también en aquellas que no parecían ofrecer ocasión de ganarlas.
Sus contemporáneos no comprendieron en seguida la táctica de su juego; esto motivó que se intentase atribuir sus éxitos a la suerte.
Por lo general, jugaba modesta y reposadamente la apertura. Su potencia creadora se manifestaba en el medio juego, y su mente se mantenía fresca y despejada en las postrimerías de la partida cuando la capacidad del ajedrecista ha mermado considerablemente. Dominó con perfección la técnica de los finales; esta circunstancia causaba a sus contrincantes la impresión de que su capacidad aumentaba de una jugada a otra en el transcurso de la partida.
lasker 4.jpg
En 1921, perdió el título de campeón del mundo frente al cubano José Raúl Capablanca, cuya victoria sorprendió a todos y, por ello, hubo entendidos que se apresuraron a “enterrar” a Lasker. Pero éste aventajó a Capablanca y ocupó brillantemente el primer puesto de la clasificación en el gran torneo internacional, celebrado tres años más tarde en Nueva York.
También lo aventajó en el torneo internacional de 1925, celebrado en Moscú.
En 1935, ya en el declive de su vida, tomó parte en el segundo torneo internacional de Moscú; no sufrió ninguna derrota; aventajó de nuevo a Capablanca y se clasificó en tercer lugar.
Analicemos una de sus partidas, jugadas en dicho torneo.

Lasker - Pirc Moscú, 1935
Defensa siciliana

1.-e4 –c5
2.-Cf3 –Cc6
3.-d4 –cxd4
4.-Cxd4 –Cf6
5.-Cc3 –d6
6.-Ae2 –e6

Las negras practican la variante Scheweningen, de la defensa siciliana, que proporciona una posición sólida.

7.-0-0 –a6
8.-Ae3 –Dc7
AMPLIAR

AMPLIAR

En la citada variante, el plan de juego de ambos contendientes es bien conocido: el blanco ataca por el flanco de rey, y el negro por el de dama. Al pretender adelantar a su adversario en el ataque, las negras empiezan operaciones activas en el flanco de dama y difieren el enroque para luego; pero su propósito tiene un defecto esencial: si las blancas consiguen abrir el juego. La situación del rey negro será muy delicada.

9.-f4 –Ca5
10.-f5! –Cc4

Las negras no advierten el peligro y continúan soñando con la iniciativa; tenían que haberse preocupado por la situación de su rey y proseguir 10.-… -Ae7. También se puede impedir un juego abierto con 10.-… -e5, aunque con ello se debilita el punto d5.

11.-Axc4 –Dxc4
12.-fxe6 –fxe6
AMPLIAR

AMPLIAR

13.-Txf6 …

El objetivo de la combinación es claro: despojar al rey de su activo defensor y dar principio a un ataque de mate; la entrega de esta torre exigió un cálculo exacto.

13.-… -gxf6
14.-Dh5+ …

¿Adónde debe retirarse el rey?
En la primera continuación, 14.-… -Rd7 15.-Df7+ -Ae7 16.-Cf5! –Te1 17.-Td1 –d5 18.-Cxd5 –exd5 19.-Txd5+, ganando las blancas.
En la segunda, 14.-… -Re7 15.-Cf5+ -exf5 (analícese la variante 15.-… -Rd7) 16.-Cd5+ -Rd8 17.-Ab6+ -Rd7 18.-Df7+ -Rc6 19.-Dc7+, el mate es inevitable.
Y la tercera se produjo en la partida.

14.-… -Rd8
15.-Df7 –Ad7

Las negras intentan pagar el rescate, restituyendo la torre que llevan de ventaja. En caso de 15.-… -Ae7, se daría el golpe efectivo 16.-Cf5!: 16.-… -Te8 17.-Cxd6! –Axd6 18.-Ab6+ -Ac7 19.-Td1+, y mate en la siguiente.

16.-Dxf6+ -Rc7
17.-Dxh8 –Ah6

Al parecer las negras cifraron sus esperanzas en esta respuesta. Si las blancas jugasen ahora 18.-Dxa8, seguiría 18.-… -Axe3+ 19.-Rh1 –Axd4, y habría todavía lucha.

18.-Cxe6+ -Dxe6

A la jugada 18.-… -Axe6 sigue 19.-Dxh7+ y 20.-Dxh6

19.-Dxa8 –Axe3+
20.-Rh1.

Las negras abandonaron. Las blancas no tienen ninguna dificultad en realizar su ventaja material.
¡En esta partida, el vencedor llevó a término el ataque, con energía juvenil a pesar de contar, a la sazón, sesenta y siete años!
05.03.2011 19:02:36
nebot
Esperamos tus comentarios y apreciaciones sobre el contenido de esta página web. Registrate en www.nebot.webgarden.es
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one