Recieve news about this website directly to your mailbox
Por favor, confirme el código de control "1439"
Un cojo y un ciego llegaron a la orilla de un río que forzosamente debían vadear pues, careciendo de puente, no les quedaba otro remedio. Ante esta dificultad inesperada, el cojo dijo a su compañero:

-- Aquí hay un vado bastante bueno, mas, a decir verdad, mis piernas no me permiten cruzarlo.

Entonces el ciego apuntó:

-- Yo lo pasaría si pudiese ver, pero como me falta la vista temo resbalar y ahogarme en él. ¡Qué hacer, Dios mío, qué hacer!

Al momento el cojo, reaccionando, agregó:

-- ¡Magnífica idea la mía! Mira, tus piernas serán mi sostén y mi vista, nuestra guía. Ayudándonos mutuamente pasaremos sin dificultad a la otra orilla.

En efecto, el cojo se acomodó lo mejor que pudo sobre los hombros del ciego y así ambos alcanzaron felices y seguros la otra ribera, llegando a la ciudad antes del tiempo calculado.

AYÚDAME, QUE YO TE AYUDARÉ.
el cojo y el ciego.jpg
16.05.2011 09:21:21
nebot
Esperamos tus comentarios y apreciaciones sobre el contenido de esta página web. Registrate en www.nebot.webgarden.es
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one