Recieve news about this website directly to your mailbox
Por favor, confirme el código de control "8269"
Un hombre que tenía dos hijas, casó a una de ellas con un hortelano y a la otra con un alfarero.

Pasado algún tiempo, fue a visitar a la esposa del hortelano y le interrogó sobre su salud y sobre el estado en que se encontraban sus negocios.

La hija contestó:

-- Todo va de maravilla; sin embargo, sólo deseo del cielo una tempestad con lluvia copiosa para regar mis legumbres.

Luego, el padre se fue a visitar a la casada con el afarero y le interrogó asimismo sobre el estado de su salud y de sus trabajos.

La hija dijo que era feliz. -- Con todo -- agregó --, deseo que el tiempo continúe claro y que el sol, resplandeciente como hasta hoy, seque las vasijas de mi marido.

-- Si solicitáis tiempo bueno y malo al mismo instante -- respondió el padre --, ¿cómo haré para implorar al cielo tal milagro?

SI EMPRENDEMOS A LA VEZ
OPUESTOS ASUNTOS ES MÁS SEGURO
QUE NO ALCANZAREMOS NINGUNO.
los deseos opuestos.jpg
03.05.2011 09:59:47
nebot
Esperamos tus comentarios y apreciaciones sobre el contenido de esta página web. Registrate en www.nebot.webgarden.es
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one