Recieve news about this website directly to your mailbox
Por favor, confirme el código de control "2958"
¿Miras la faz que al orbe fue segunda
y en el metal vivió rica de honores
cómo, arrastrada, sigue los clamores,
en las maromas de la plebe inmunda?

No hay fragua que sus miembros no los funda
en calderas, sartenes y asadores;
y aquel miedo y terror de los señores
sólo de humo en la cocina abunda.

El rostro que adoraron en Seyano,
despedazado en garfios, es testigo
de la inestabilidad del precio humano.

Nadie le conoció, ni fue su amigo;
y sólo quien le infama de tirano
no acompañó el horror de su castigo.
31.05.2012 09:26:35
nebot
Esperamos tus comentarios y apreciaciones sobre el contenido de esta página web. Registrate en www.nebot.webgarden.es
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one