Recieve news about this website directly to your mailbox
Por favor, confirme el código de control "8269"

MIAU. Benito Pérez Galdós

Otra genial obra del autor canario. Miau destaca por ser una de las novelas Galdosianas más íntima, más humana y psicológica. Galdós, con su estilo irónico y cercano, nos adentrará en los sentimientos más profundos de la familia Villaamil. El escritor hará gala de un talento supino para la descripción psicológica de los personajes. De este modo nos presentará con toda claridad y objetividad las facetas tanto positivas como negativas de la familia Villaamil. Gracias a esta objetividad, a este realismo, encontraremos en la novela todo tipo de sentimientos y pasiones que el lector no tardará en reconocer puesto que son profundamente humanos y no son ajenos a ningún espíritu. Los protagonistas de la obra se vuelven así mucho más cercanos puesto que reconocemos en ellos aspectos que podrían definirnos a nosotros mismos, tanto en sus virtudes como en sus debilidades. No extraña pues que el lector sea más sensible a las penalidades y vicisitudes en la vida de los Villaamil.

Los personajes ficticios de esta novela están detallados, tanto en su aspecto físico como en su yo interior, de forma tan admirable que se vuelven completamente reales, plenamente humanos. Así el lector sufrirá con la pesadumbre de Ramón Villaamil el cabeza de familia y personaje principal, disfrutara de las graciosas ocurrencias del pequeño Luisíto Cadalso el nieto de Villaamil, se indignará con la actitud egoísta y arrogante de Pura la mujer de Ramón, compadecerá, tal vez, el destino de Milagros la cuñada, se asombrará del cinismo de Abelarda la hija y aborrecerá la falta de escrúpulos de Víctor Cadalso el yerno de Don Ramón.

A estas alturas, aquél que lea estas líneas podrá preguntarse con plena justicia… ¿pero de que va la novela? El argumento de la obra es desde luego tema principal en cualquier artículo de estas características pero en Miau no encontraremos un único hilo narrativo. Tenemos en esta novela múltiples historias que pugnan por hacerse con el puesto de argumento principal de la obra. Las experiencias espirituales de Luisito, el amor desaforado de Abelarda, las jugarretas de Víctor, las penurias económicas de Pura y Milagros y su afán desmedido por las apariencias sociales. Todos estos son temas que interesarán al lector desde las primeras líneas y tienen suficiente calado por sí mismas para sostener una novela. Pero es la cesantía del noble Ramón Villaamil y el oprobio y desgaste psicológico que este hecho le conlleva lo que se erige como argumento principal de la novela. Por medio de la desgracia de Don Ramón, que perdió su puesto en la administración pública dos meses antes de que le correspondiera por derecho la jubilación, Galdós hará una descripción precisa y descarnada tanto del funcionamiento del aparato administrativo del Estado y de los funcionarios que viven de él como de la mentalidad colectiva de la época en que se desarrolla la obra; el periodo de la Restauración y del sistema de alternancia de partidos instaurado por Canovas del Castillo.

Descubriremos así un sistema administrativo corrupto y degradado y unos funcionarios interesados, carentes de convicciones políticas y crueles. Un mundo donde reina el nepotismo, donde prevalecen las recomendaciones y las amistades frente a la equidad y el raciocinio. Es este un tema que conserva aún, hoy en día, parte de su vigencia. Y es que los españoles, a diferencia de otras sociedades más emprendedoras e innovadoras, tenemos el ansia por el puesto de funcionario grabado en el código genético. Y no es, desde luego, el afán del bien colectivo lo que nos impulsa a servir al Estado sino la esperanza del sueldo seguro y el gusto por un puesto de trabajo donde hacer gala de toda nuestra indolencia, displicencia y falta de iniciativa.
18.11.2010 08:03:43
nebot
Esperamos tus comentarios y apreciaciones sobre el contenido de esta página web. Registrate en www.nebot.webgarden.es
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one