Recieve news about this website directly to your mailbox
Por favor, confirme el código de control "8269"
Enviar como anónimo - Nombre
Por favor, confirme el código de control "1566"
:-):-D:-D:-P:-O:-(:-B:-/:-o;-)B-):-X>-)]-|[-][-]love
No soy funcionario, ni conozco el funcionamiento de la Administración más alla de padecerla cuando acudo como contribuyente para algún papeleo. En el artículo tan solo he querido transmitir el mensaje que el autor dejó en su novela y que considero en plena vigencia. Galdós terminó su novela el año 1888, hoy, 122 años después, muchos detalles podrían pasar por actuales porque los tiempos cambian pero las personas conservamos los mismos impulsos, sentimientos, pasiones, defectos, debilidades, virtudes, etc. Esta es una novela humana y por lo tanto nunca perderá vigencia.
Has sido duro con los funcionarios en tu artículo. No se si eres funcinario o no, pero hace falta serlo para darse cuenta de que la relación entre el funcionario y la Administración, un siglo después, sique siendo casi la misma. Ya no hay cesantías, pero todos sabemos que política, influencias, enchufes, chanchullos, obtención de destinos y lo que ahora modernamente se llama tráfico de influencias son moneda de uso común en la Administración española. No habrá suicidios hoy, pero sí bajas psíquicas; no habrá en nuestros días miseria, pero sí ostracismo y separación debido a ls ideas, a la distinta manera de pensar y aun de ver las cosas, mientras que las amistades, los parentescos, la militancia abren puertas a unos, cerradas para otros.
Esa es otra característica que añade valor a la obra de Galdós. Sus novelas, con el paso de los años, se han convertido en un testimonio, excepcional, de los usos y costumbres de la sociedad de su época. Así incluso podemos atisbar la desilusión y el escepticismo de una nación que, harta de luchas políticas, se deja llevar indolente y displicentemente por un sistema político amañado e hipócrita. Algo que, me parece, continuamos haciendo todos los españoles.
En palabras de Beatriz Entenza de Solare, creadora de uno de los estudios más serios sobre esta obra "con ríquiso caudal de información sobre la vida de su tiempo, cuidando la verdad de cada detalle, Galdós fué construyendo para sus personajes un mundo que el público podía reconocer como real,y que, por lo tanto daba realidad a las criaturas de ficción." He aquí otro medio para dar realismo a la novela y como ya ha quedado dicho a los personajes.
20.09.2010 12:02:21
nebot
Esperamos tus comentarios y apreciaciones sobre el contenido de esta página web. Registrate en www.nebot.webgarden.es
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one